Blog posts

Cocina política

Cocina política

Notas

La imagen de ciertos jueces federales es tan deplorable que ya no exigen a la Agencia Federal de Inteligencia (ExSIDE) los fondos negros que cobraban desde tiempos de Carlos Menem, Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Esos jueces ahora optaron por investigar causas de corrupción que habían dormido durante años, para evitar el escarnio mediático y un eventual juicio político en el Consejo de la Magistratura.

–¿Vos podes jurar que ya no va plata negra los jueces federales?–, le pregunté al ministro de Justicia, Germán Garavano.

–Sí. Eso ya no pasa desde el 10 de diciembre de 2015.

–¿Vos estás seguro?

–Totalmente seguro.

Sorda puja entre las empresas que venden servicios de seguridad y armamento militar que tienen base de operaciones en Estados Unidos e Israel. La semana pasada, un trader vinculado a una empresa radicada en Tel Aviv y asociada con capitales chinos pretendió ofrecer sus servicios en la provincia de Buenos Aires. La respuesta fue simple y coloquial: “por ahora, vamos optar por la tecnología americana. Orden de Balcarce 50”.

De todas maneras, el lobby israelí no se rinde. La semana que viene, en visita oficial, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, vuela a Tel Aviv para tomar contacto con fabricantes de armas y de software para enlazar comunicaciones y enfrentar ciberataques. Por ahora, pesa más la relación con Estados Unidos, y es poco probable que Burzaco avance en un deal que enfríe los contactos con Washington.

Susana Malcorra, junto a Marcos Peña y Alfonso Prat Gay, aparece entre los miembros del gabinete nacional más valorados por la opinión pública. Su gestión es impecable y tiene una relación firme con Mauricio Macri. Sin embargo, su estilo filoso y sin eufemismos ya está abriendo frentes de conflicto en Balcarce 50 y en la Cancillería. Malcorra emprendió un largo viaje por Estados Unidos, Medio Oriente, Asia y América Central, y en el primer piso de la Casa Rosada se preguntan si semejante tour es para atender los intereses nacionales o para fortalecer sus posibilidades de ocupar la Secretaría General de Naciones Unidas.