Blog posts

El Monasterio era un aguantadero

El Monasterio era un aguantadero

Notas

La aparición de un vídeo tomado por una cámara de seguridad que enfocaba sobre la cocina del monasterio que frecuentaban Julio De Vido y José López, exhibe una trama de corrupción que incluye a personajes que supuestamente estaban afuera de la investigación que lidera el fiscal federal Federico Delgado. La difusión del vídeo fue una primicia de Telefé Noticias, el noticiero que conducen los periodistas Cristina Pérez y Rodolfo Barili.

Tras analizar el vídeo del monasterio, Delgado solicitó la declaración indagatoria de Celia Inés Aparicio, una de las monjas que aparece en una actitud colaboracionista con López, que transportó 9 millones de dólares obtenidos de manera irregular mientras reportaba como secretario de Obras Públicas del ministro De Vido. “La hermana Celia Inés Aparicio tomó los bolsos en sus manos con la naturalidad de quien colabora para ocultar un delito”, sostiene Delgado para fundamentar su pedido de declaración indagatoria.

El fiscal federal también sospecha de la monja Alba Día de España Martínez Fernández, a cargo del monasterio, quien se comunicó once veces con la mujer de López antes de la llegada del exsecretario al aguantadero de General Rodríguez.. “Las monjas no se limitaron a monitorear la llegada de López al convento, también lo recibieron y ayudaron a ingresar el dinero a la casa. Se manejaron con mucha tranquilidad teniendo en cuenta que a centímetros de la puerta había un fusil apoyado en el piso de la galería”, asegura el fiscal en sus despacho.

En este sentido, si los exámenes médicos aseguran que la monja Alba (94 años) puede resistir una visita a Comodoro Py, Delgado también la citará a declaración indagatoria.

lo2

 

La causa de López está en el juzgado de Daniel Rafecas, pero Su Señoría ya demostró con la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra Cristina, que jamás se peleara con el kirchnerismo. Aunque ahora sean una banda en fuga con expedientes abiertos en la mayoría de los tribunales federales porteños. En este sentido, Delgado empuja la investigación y Rafecas hace lo necesario para pasar desapercibido sin caer en el posible delito de prevaricato.

El fiscal avanzó contra las monjas y también sobre la mujer de López. María Amalia Díaz, quien aparece en múltiples llamadas telefónicas con su marido y con Ada, la religiosa que tenía el control del monasterio. Del entrecruzamiento de llamadas que hizo Delgado, aparece con nitidez que López y Díaz coordinaron que las monjas Ada e Inés (foto) esperaran de madrugada la llegada del exsecretario con los bolsos cargados de dólares sucios. No hubo sorpresa en el convento: hubo una actuación formidable de las dos monjas cuando irrumpieron los policías y cuando llegaron los periodistas a recoger sus testimonios después de la detención de López. 

lo3

Delgado ahora quiere probar el supuesto encubrimiento ejecutado por las monjas y la esposa de López. Y después avanzará hacia arriba, para determinar cuál es la responsabilidad penal del exministro De Vido y la expresidente Cristina Fernández. Si Rafecas no obstaculiza el trabajo del fiscal federal –por acción u omisión–, De Vido y CFK regresarán a Comodoro Py antes que termine la primavera.