Blog posts

Hacerse cargo de la militancia kirchnerista

Hacerse cargo de la militancia kirchnerista

Notas

Pablo Echarri es un actor inteligente y me gusto su compromiso escénico cuando filmó Crónica de una Fuga, la película que narró la terrible historia de Mansión Seré, el campo de concentración que regenteó la Fuerza Aérea durante la última dictadura militar.

Es un hecho bisagra, marca un antes y después. Me siento triste. Siento desilusión absoluta y estoy abatido, aseguró el actor cuando se le preguntó sobre la detención de José López. Y agregó: Nos duele porque creímos y pusimos el pecho a un proyecto con nuestros nombres, y hasta con nuestro presupuesto. He sufrido mucho la agresión del público en las redes sociales. Hoy es un momento álgido, pero no justificamos lo sucedido, sólo repudiamos los hechos”.

A Nancy Dupláa la conocí cuando trabajó en el Agujerito sin fin, un programa infantil que condujo Julián Weich. Y años más tarde la vi en La Leona, una tira que tiene cierto aire a la película Norma Rae.

En lo particular, estoy tremendamente amargada. Nos amargó la situación a mí, a mi familia, a todos los que creemos en el proyecto, es parte de esta realidad que nos viene persiguiendo desde hace años, no sólo en este partido sino también en los que están enfrente, los partidos del pasado, hay políticos presos… No se puede creer el nivel de impunidad”, señaló Dupláa cuando se le preguntó sobre López y sus millones de dólares sin declarar.

Echarri y Dupláa aparecían en los actos de Cristina, apoyando un proyecto político que tuvo como alfiles a Amado Boudou, Julio de Vido, Ricardo Jaime, Lázaro Báez y López, entre otros funcionarios vinculados a serios hechos de corrupción. Se los notaba honestos, pese a sus impresentables compañeros de ruta.

Ambos actores están formados y comprenden la realidad. Por eso, llamó la atención que se olvidaran de citar a CFK, cuando se mostraron desilusionados, irritados y tristes.

La expresidente avaló todas las concesiones de obras públicas. Todas.

Como ya se sabe, el silencio no absuelve.