Blog posts

La batalla de Macri

La batalla de Macri

Notas

Mauricio Macri fue a la Asamblea Legislativa con un sólo objetivo político: defender su gobierno y proponer una agenda parlamentaria para 2018. El Presidente afirmó que la época del ajuste terminó, reiteró para la opinión pública y para su interna ministerial que continuará con el gradualismo económico, rindió homenaje a la tripulación del ARA San Juan y abrió el debate por la despenalización del aborto en la Argentina. Fue un discurso de cuarenta minutos que sirvió para ratificar su pensamiento sobre la economía, la igualdad de género, el cambio climático, su política exterior y la importancia que asigna al combate contra los carteles de la droga y la corrupción. Macri no hizo mención a la ratificación de la soberanía en las Islas Malvinas, a los ataques terroristas a la Embajada de Israel y a la AMIA y a la colosal sequía de los últimos días que transformó al campo argentino en una tragedia nacional.

Mauricio Macri abrió las sesiones del Congreso y ratificó el rumbo económico

Macri anunció su decisión de igualar los salarios entre las mujeres y los hombres que hacen tareas iguales, dispuso que un sector de Campo de Mayo se transforme en un parque nacional, promovió la sanción de una ley de Ética Pública, reiteró su compromiso con las nuevas tecnologías e instó a la oposición a buscar consenso para profundizar la agenda institucional de la Argentina. Sin embargo, y pese a esta convocatoria, los distintos referentes de la oposición cuestionaron su propuesta y aseguraron que estaba viendo otra realidad política.

La oposición cuestionó el discurso presidencial. Cristina se quedó en Santa Cruz, viendo a Macri por televisión

El Presidente hizo un discurso que se apalancó en sus objetivos de gobierno -bajar la inflación, profundizar la educación e insertarse en el mundo, por ejemplo– y apareció muy medido frente a los miembros del Parlamento. Recibió una docena de aplausos y cantó “si se puede” al concluir su participación institucional.

Sin dudas, será un año de transición: el gobierno buscando la mejor ubicación para lanzar la reelección de Macri y la oposición para encontrar un lugar que le permita encontrar un candidato y una agenda para 2019.

Hay lugar para uno. Y el Congreso será un campo de batalla.