Blog posts

Mueve Báez…

Mueve Báez…

Notas

Lázaro Báez ya tiene la oferta procesal: si habla, su hijo Martín quedará en libertad hasta el juicio oral y público. Pero Báez tiene que confesar todo el plan de corrupción que se ejecutó durante doce años con la connivencia dolosa de Balcarce 50. El exempleado bancario aún no decidió y evalúa sus próximos pasos.

Martín Báez no desconoce la trama secreta que multiplicó al infinito la fortuna pública y clandestina de su familia. Y tiene tanta responsabilidad penal como su padre Lázaro, que sufre prisión preventiva por lavado de dinero y otros delitos conexos. Sin esa oferta para obtener una confesión determinante en el expediente, Martín Báez ya debería estar durmiendo en prisión.

“No amerita que esté detenido, sino ya lo hubiera solicitado y me parece que el juez actuó correctamente”, opinó el fiscal Guillermo Marijuan cuando se le preguntó por qué el juez Sebastián Casanello no detenía a Martín Báez.

Marijuan y Casanello pueden ofrecer a Martín Báez que confiese a cambio de su libertad provisional. Pero ninguno de los dos pueden sostener que Martín Báez no es coautor de lavado como su padre Lázaro. Martín sabe todos los secretos de la familia, porque participó de la trama desde que se abrió Austral Construcciones. Si no fuera así, qué sentido tendría haber dictado su procesamiento o que su padre negocie su libertad por la confesión que aguarda todo Comodoro Py.

La estrategia procesal de Casanello y Marijuan tiene fecha de caducidad. Ante la evidencia del expediente, a Su Señoría no le quedaría más remedio que detener a Martín Báez, si su padre dilata una respuesta que parece obvia. Cuando se filtren las pruebas a los medios, y la confesión aún sea un hecho incierto, Casanello podría ser de nuevo una tortuga y Marijuan convertirse en calabaza.

El juez y el fiscal tienen que poner un límite temporal a su partido de ajedrez. Más allá de ese plazo prudencial, sólo será costo para la justicia federal. Ahora que la tenemos, y después de doce años de mirar hacia Balcarce 50.