Blog posts

Poder, Tele y Fútbol

Poder, Tele y Fútbol

Notas

Marcelo Tinelli hizo negocios con Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Eduardo Duhalde, Daniel Scioli, Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Uso la pantalla de Telefé, canal 9 y el Trece para ejecutar su poder, y ahora quiere hacer un salto cualitativo: ya no le alcanza con los millones de pesos que cobra a los clientes públicos y privados que anuncian en su programa de entretenimiento. Ahora Marcelo quiere tener poder institucional, manejar la AFA y preparar su salto a la Casa Rosada.

Apalancado en una cercanía de años, Tinelli pretendió repetir su estrategia con Mauricio Macri. El conductor de televisión pensó que el Presidente habilitaría una suculenta pauta oficial para su programa y la posibilidad de suceder a Julio Grondona como titular de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Pero Macri no autorizó que se giren millones de pesos a Showmatch y tampoco avaló la candidatura de Tinelli para la AFA.

El Presidente desconfía de Marcelo y aún recuerda cuando permitió que Daniel Scioli cerrara su campaña presidencial en la pantalla caliente de Showmatch. Macri supuso que Tinelli aceptaría su hoja de ruta para normalizar a la AFA, y se sorprendió al conocer que era blanco de una critica implacable en Gran Cuñado. No le molestó la imitación, sino el móvil que escondía esa imitación: forzar un cambio de planes, para permitir que el conductor  de TV ocupara las oficinas de Grondona.

“No hubo pelea. Él decidió satirizarme y recibió 150.000 tuits de crítica. Investigamos el tema. No hubo trolls ni el Gobierno tuvo nada que ver. Sí hubo 30.000 tuiteros que lo criticaron. ¿Cómo no va a haber 30.000 tuiteros que simpatizan con el Gobierno si este gobierno es producto en gran medida de las redes sociales? Es increíble que se ofenda. Tinelli me satiriza de mala manera ante tres millones de personas en televisión y se ofende porque lo critican 30.000 tuiteros”, opinó Macri cuando el periodista Joaquín Morales Solá le preguntó sobre Tinelli.

La respuesta del Presidente tensionó aún más la relación. Y Marcelo no se quedó callado. Aprovechó que su exsocio Cristóbal López es propietario de C5N y armó un numerito con Roberto Navarro, uno de los pocos periodistas que aún sostienen que Cristina es honesta. Navarro presentó un informe de auditoria –cuyo nombre no trascendió– que asegura que Tinelli fue acosado en una red social por orden de Macri. La auditoria es sólida y prueba que Marcelo sufrió un furibundo ataque en Twitter, pero no aporta ninguna evidencia firme que lleve hasta el despacho presidencial.

Si Tinelli insiste con su presión mediática, será imposible la recomposición de una amistad que tiene muchísimos años. Macri acepta las cargadas y las críticas a su gestión, pero rechaza que ese humor encubra una operación política destinada a limitar su poder. Ahora, mueve Marcelo: que duda en aceptar la correlación de fuerzas o poner a la imitadora de Juliana Awada para doblar la apuesta. Casi una decisión de Estado.