Blog posts

Secretos en Balcarce 50

Secretos en Balcarce 50

Notas

Bajo la condición del anonimato (off the record en la jerga de los periodistas), un miembro importantísimo del gabinete nacional aceptó compartir información clave del gobierno de Mauricio Macri. La charla duró 80 minutos, ocurrió el viernes pasado, y tuvo como escenario un despacho oficial que aún denota la influencia estética de Cristina Fernández. Sólo se sirvió café, agua mineral sin gas, Coca Cola diet y un brebaje naturista para el anfitrión que terminó intacto en la mesita ratona de la oficina gubernamental. En este contexto, se informó lo siguiente a Leviathan:

*Jaime Durán Barba llamó por teléfono a Macri para informarle que tenía dos encuestas realizadas en la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. En ambos sondeos, Durán Barba reveló al Presidente que los encuestados están preocupados por su situación económica (60 por ciento) y que tienen mucha expectativa favorable en el gobierno de Cambiemos (60 por ciento). “Nunca vi nada así, no puedo explicarlo”, reconoció Duran Barba a Macri.

*Macri confía en la nueva generación de gobernadores peronistas. Se sorprendió cuando vio hablando en perfecto francés al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, con el premier Francois Hollande en la recepción oficial que se hizo en el Centro Cultural Kirchner. También se muestra cómodo con Sergio Uñac, gobernador de San Juan y Juan Manuel Urtubey, su colega de Salta. Desconfía de Sergio Massa y su permanente cambio de táctica frente a la primera presión política.

*En Balcarce 50 se apoya a Hillary Clinton como candidata a Presidente de los Estados Unidos. La familia Macri (Franco y Mauricio) han sufrido con Donald Trump cuando quisieron hacer negocios en Manhattan y sostienen que sería una catástrofe que el millonario republicano triunfe en los comicios de noviembre.

*La crisis política, económica y social en Brasil fue seguida minuto a minuto por Macri. Desde Brasilia le pidieron al Presidente argentino que no apelara a la cláusula democrática -ante la escasez de argumentos legales para enjuiciar a Dilma Rousseff– y Macri cumplió al pie de la letra. Sin embargo, eso no significa que Michel Temer (verdugo de Rousseff) tenga la vía libre para llegar rápidamente a Buenos Aires. “Vamos despacio. Macri no se va a encontrar tan rápido con el nuevo presidente del Brasil”, confió el miembro clave del gabinete nacional.

–¿Temer está congelado?–, replicó Leviathan.

–Congelado es una palabra fuerte. Vamos a esperar, eso es todo.

–Y ya que estamos hablando de política exterior, ¿cómo está la candidatura de Susana Malcorra para la Secretaría General de Naciones Unidas?

–Muy bien. Si no tiene vetos en el Consejo de Seguridad (depende de Gran Bretaña), Mauricio la propondrá como nuestra candidata a la ONU.

*El Presidente tiene una mesa chica para analizar la situación del Poder Judicial. Está integrada por Germán Garavano, Ernesto Sanz y Daniel Angelici. Elisa Carrió también participa de las deliberaciones, pero cuando no está el Presidente de Boca Juniors. Hay odio mutuo.

*Se espera que el Senado trate los pliegos de Carlos Rozenkrantz y Horacio Rosatti en junio, para que puedan jurar rápidamente y la Corte Suprema tenga sus cinco miembros tras la feria judicial de invierno. Por ahora, se descarta una ampliación del alto tribunal como exigía la bancada de senadores peronistas.

*”No hacemos operaciones, no pagamos a los jueces, y tenemos confianza en la estrategia del ministro Garavano. Es cierto que Angelici comió con algunos jueces federales, pero el mensaje fue claro: `hagan de jueces y no va a pasar nada´”, aseguró el funcionario que vive 24 horas al lado del Presidente.

*Macri está enfocado en obtener inversiones en energías renovables, minería, el campo y la industria. Cree que puede haber inversiones por más de 10.000 millones de dólares en los próximos 8 meses y que la inflación bajará antes de fin de año. El Presidente está molesto con los empresarios que remarcaron y está desilusionado con personajes importantes que incluye en su denominado “círculo rojo”.

–¿Vos sabés que pasó con los sindicalistas, el día que se firmó el acuerdo con los empresarios en la Casa Rosada?–, me preguntó el funcionario del Poder Ejecutivo.

–No–, contesté.

–Hubo una reunión con los gremios en Gobierno, antes de la firma…

–¿Y?

–Y pasó Mauricio y se peleó con Antonio Caló, que lo quiso correr con los despidos…

–¿Y?

–Y en ese momento, Macri fue más tano que budista y no se aguantó. Lo puteó y se fue al Salón Blanco.

–Y los sindicalistas no fueron… Creo que no hizo buen negocio.

–Aquí va el remate: Fueron!! Pero la reunión ya había terminado, y cuando llegaron no encontraron a nadie.

A los ochenta minutos exactos, pasada la hora del té, una puerta lateral se abrió, apareció una asistente y quedó claro que me tenía que ir.

Bajaba el sol en Buenos Aires. Y la gente corría para volver a casa.

Yo también.