Blog posts

La pompa de jabón

La pompa de jabón

Notas

Cuando terminó una conferencia de prensa en la explanada de Naciones Unidas, Mauricio Macri aceptó que lo acompañara hasta su auto oficial que estaba estacionado sobre la One Avenue. El Presidente se sacó de encima -con diplomacia y encanto- a una groupie santiagueña que juraba conocer a Juliana Awada y aceptó hablar sobre las Islas Malvinas y su encuentro informal y mínimo con Theresa May, Primer Ministro de Gran Bretaña.

onu1
A la salida de Naciones Unidas. Hoy en la tarde.

–¿Adónde se encontró a Theresa May?

–Yo estaba sentado con el presidente de Panamá, y ella se acercó…

–¿Y?

–Se presentó, me saludó, y quedamos en que seguíamos conversando…

–¿Nada más?

–Nada más. Duró un minuto, dos a lo sumo. Fue un hecho informal. Un saludo de cortesía.

Desde el pasado lunes que Macri está bajando el tonó a su eventual bilateral con la premier británica. En Buenos Aires había mucha repercusión política por los últimos pasos emprendidos por Susana Malcorra, y el Presidente decidió que la canciller concurra a la Cámara de Diputados para explicar que no había cesión de soberanía en las Islas Malvinas. Por eso, para que no quedaran dudas respecto a la posición oficial, el Presidente aprovechó su discurso en la Asamblea General para convocar a Inglaterra a una negociación diplomática bajo las resoluciones de la ONU.

Fue un error de interpretación periodística considerar que las declaraciones de Macri implicaban un anuncio de apertura de negociaciones entre Argentina y Gran Bretaña. Durante su conferencia de prensa, en la explanada de la ONU, el Presidente dijo: “En el almuerzo nos cruzamos con la primera ministra británica, le dije que estoy listo para comenzar un diálogo abierto, que incluya por supuesto el tema soberanía sobre las islas”.

-¿Ella que le dijo?–, preguntó un periodista.

-Ella dijo que bueno, que sí, que habría que empezar a conversar. Las cosas llevaran años, pero lo importante es que comencemos. Y ella estuvo de acuerdo–, contestó el Presidente.

La diplomacia tiene sus procedimientos que ponen contexto a una frase pronunciada en un contacto con periodistas. La apertura de negociaciones en asuntos complejos e históricos se comunica de manera bilateral, en un documento político que es revisado una y otra vez hasta que se entrega a los medios de comunicación. Jamás un jefe de Estado informa unilateralmente una decisión geopolítica que incluye a otro jefe de Estado. Y no es posible que en un encuentro de 60/120 segundos, Macri y May hubieran iniciado una negociación diplomática que se espera desde 1983. 

Macri se sorprendió cuando leyó las ediciones on line de Clarín y La Nación, que interpretaban de manera peculiar su conferencia de prensa. Optó por un silencio diplomático. Y partir raudo al cóctel organizado por Barack Obama, que hoy participó por última vez como Presidente de los Estados Unidos en la agenda multilateral de la ONU.